Una capilla de luz..

RIPIOS

Wilka Aché Terui

Observo con alegría que el turismo mexicano se interesa más por conocer y caminar los cientos de pueblos coloniales de nuestro país.
Me agrada ver que en aquellos lugares año con año  en  verano especialmente  se esmeran para hacerlos más atractivos aprovechando su arquitectura colonial  donde resalta la herrería , los faroles y el adoquin de las calles ,  los escenarios de algún monasterio o plazuela.  
Está comprobado que para dar color o hacer atractivo algo, a veces no se necesita de mucha inversión económica, tal es el caso de la exposición de faroles y  una especie de vitrales elaborados con cartón y papel de china  denominada "una capilla de luz" montada en el ex convento del Carmen, cuya cúpula aun luce pintura original del siglo XVII, allá en el recién nombrado pueblo mágico  de Atlixco, Puebla.  
Visitada por miles de personas de todo el mundo.
Elizabeth Merlo Zago  artista empírica  atlixquense  de ascendencia italiana, es la creadora de esta maravillosa muestra artesanal. Nos comentó que la técnica es colombiana, que alrededor de dos años y medio llegaron un grupo de colombianos a Atlixco a  dar un taller y de ellos aprendió estas manualidades   al respecto expresó <<   " allá en Colombia elaboran este trabajo el 8 de diciembre en honor a la virgen de la Concepción y es sólo un día , acá estamos pretendiendo sea todo el año, con diferentes motivos , eso si , que sean sólo lo que nos represente como mexicanos, que nos de identidad nacional, por ejemplo del día de nuestra independencia , de la revolución, de los fieles difuntos , de la navidad en este tema nada de muñecos de nieve ni santa Claus, representamos en cada farolito  la pastorela y la flor de  noche buena que es auténtica de México y   que además es producida acá en   Atlixco ; aqui no hay Miky Mouse, ni Hello Kitty"  nada de extrajerismos >> concluyó.
 Por otro lado terminaba de explicarle a Valeria Blanco y a Nahomi Rodríguez dos acayuqueñas interesadas en aprender  como realizar estos luminosos faroles , sobre una mesa en donde sólo había cartón, cientos de pliegos de papel de china, tijeras y pegamento.
Con  una suave música de arpa  de fondo  recorrimos el pasillo de la capilla, al fondo una enorme imagen de la virgen de Guadalupe  , a lo alto colgaban unas llamativas guirnaldas ambas hechas con el mismo material. 
 ¡ Que extraordinario  ! cada paso nos obligaba a obervar cada farolito,  exhibidos por bloques  y por diferentes temas.  ¡ Cuánta representación de México en cada uno de ellos !.
El tiempo en ese lugar nos llevó a la reflexión, a confirmar que todavía persisten personas que aman a su tierra, sus raíces, su historia  y dedican parte de su vida  con tanta creatividad para hacernos olvidar a través de su arte  de la descomposición social que existe afuera. Es el México maravilloso que todavía existe.
Elizabeth Merlo Zago quiere que su trabajo trascienda enfatizando dos puntos : el primero, que al hacer un farol en casa o en la escuela haya comunicación entre los padres , hijos, hermanos, primos, abuelos  momentos de convivencia de creatividad ,  dejar por un rato los aparatos electrónicos  y el segundo, resaltar y  rescatar a través de ellos nuestra costumbres y tradiciones. Uno de sus  sueños, es  que en su pueblo se estableciera una desfile nocturno de faroles,  hechos por los chiquillos para sus mamás , del día de las madres por ejemplo ya que es un día muy representativo en nuestro país. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s